Tous les articles par laboducontemporain

Nuevas experiencias editoriales y literatura contemporánea en Argentina y Uruguay (2004-2014)

Revista Cuadernos LIRICO

Convocatoria:

Nuevas experiencias editoriales y literatura contemporánea en Argentina y Uruguay (2004-2014)

Durante los últimos años, las transformaciones del campo editorial en la Argentina y el Uruguay han suscitado el interés de críticos y escritores, muchos de los cuales coinciden en localizar las condiciones de posibilidad de la escritura contemporánea en un conjunto de nuevas experiencias editoriales. A menudo caracterizadas por sus dimensiones comerciales o por la relación que mantienen con los modos tradicionales de publicación y distribución, las editoriales “pequeñas”, “independientes” o “artesanales” no solo se han convertido en una pieza clave del paisaje editorial, sino que además han comenzado a desafiar  el imaginario de la literatura, al punto de transfigurar nociones tradicionales como las de autor y editor.

En el año 2008, en una entrevista concedida al sitio de internet Porta 9, César Aira declaraba: “En la Argentina han proliferado estos últimos años muchísimas editoriales independientes que son mi terreno de juego, mi playground favorito. […] Prefiero publicar con estos editores […] porque me da una gran libertad: en general, a estos jóvenes les gusta lo que yo hago, y si yo estornudara, publicarían un estornudo mío. Así que puedo darles cualquier cosa” [1]. La descripción de Aira es corroborada por datos cuantitativos. En un artículo del año 2010, el sociólogo y novelista Hernán Vanoli constataba el surgimiento de más de mil sellos editoriales en poco más de una década. También puntualizaba que “si en 1995, […] 1.241 editoriales publicaron libros, y en 2008 lo hicieron 2.285, este crecimiento tiene a uno de sus actores más dinámicos en las pequeñas editoriales que publican menos de 10 títulos por año, que representan 83% de los títulos publicados en 2008”.[2]

En el contexto de esta “inaudita proliferación”[3] de editoriales, las relaciones entre escritura y publicación se habrían vuelto a la vez menos rígidas y más cercanas al ideal airiano de publicar virtualmente “cualquier cosa”. Esta expresión, vaga y usada a menudo en sentido peyorativo, ha dado lugar al neologismo cualquierización, utilizado por los críticos Damián Selci y Ana Mazzoni para describir las condiciones que impulsaron en Argentina el surgimiento de la poesía de los años noventa. En un contexto de destrucción de la industria editorial, los poetas se vieron obligados a convertirse en editores de sus propios libros, objetos cuya “endeblez exorbitante” volvía proclives a ser confundidos “con un montón de papeles sin importancia”.[4]  Como contrapartida, esa situación permitió que “prácticamente cualquiera pueda ser escritor, siempre que edite; y al mismo tiempo, los libros se han puesto a ser otra cosa que lo que son, y ese pasar a ser otra cosa posibilitó que ‘cualquier cosa’ pudiera ser un libro”.[5]

La necesidad de un descenso desde la pregunta sartreana (¿qué es literatura?) hacia la pregunta kantiana (¿qué es un libro?[6]), así como la desjerarquización y la puesta en cuestión del valor literario que sugieren las polémicas aseveraciones de Aira, Selci y Mazzoni son algunos de los ejes de reflexión posibles para este número de Cuadernos LIRICO.

Asimismo, los artículos podrán formular hipótesis sobre los modos en que las nuevas experiencias editoriales intervienen en los mundos ficcionales que inventa la literatura. Dos libros publicados en 2007 (ejemplos de un corpus posiblemente más amplio) dan cuenta de esta inscripción literaria de la experiencia editorial: La vida nueva de César Aira y Peripecias del no. Diario de una novela inconclusa de Luis Chitarroni. Estos textos se traman a partir de intrigas donde la publicación —o su doble fantasmático: el borrador—, las relaciones entre autores y editores y la circulación precaria de los escritos literarios constituyen la materia de la ficción. La vida nueva, una fantasía editorial sobre la publicación en los años setenta, narra las relaciones entre un autor a punto de dar a la imprenta su primera novela y un editor que ha fundado “su propia editorial personal, que escapaba raspando a la categoría de editorial fantasma”, y que “sacaba un libro de vez en cuando, sin un plan definido y sin intenciones comerciales”[7]. El libro de Chitarroni, por su parte, se construye sobre las ruinas de las revistas y clanes literarios de los ochenta y tempranos noventa. Tribus de escritores, grupúsculos de traductores y críticos habitan la intimidad de un mundillo resguardado por santos y señas hiperliterarios, donde la publicación es una práctica refractaria al anonimato (de la revista Ágrafa/Alusiva, fundada por un matrimonio, se nos dice que “intentó ser anónima”[8]).

En esas fábulas melancólicas e inactuales podrían reconocerse algunos de los rasgos de la contemporaneidad literaria, esto es (para nosotros), de las múltiples experiencias editoriales que se llevan a cabo hoy en el Río de la Plata. Por ejemplo: la literatura como un objeto de difusión restringida; la literatura como una acumulación de borradores impublicables que, gracias a los excesos de la técnica, alcanzan inopinadamente el estadio mítico de la publicación (el Teatro Proletario de Cámara de Osvaldo Lamborghini o los papeles de Héctor Libertella); la literatura como un campo de tensiones entre lo privado y lo público, o entre lo íntimo y lo éxtimo; la literatura como una práctica donde lo publicado puede adelantarse a lo escrito (la literatura como des-obra[9]); la literatura como una práctica “expuesta” que cuestiona las representaciones modernas del autor, el público y el libro[10].

A partir de estos rasgos, los artículos deberían abordar un corpus constituido por títulos publicados por pequeñas editoriales de Argentina o Uruguay durante la última década, poniendo énfasis en las relaciones posibles entre experiencia editorial, publicación y escritura literaria. Podrán analizarse autores individuales o grupos de autores publicados por una o varias editoriales. Algunas preguntas orientadoras:

  • ¿Es posible postular una estética literaria ligada a las nuevas formas de editar libros?
  • ¿Las experiencias editoriales recientes son legibles en el nivel de la escritura?
  • ¿De qué modo las nuevas experiencias editoriales intervienen en la formación del valor literario?
  • ¿Qué hipótesis pueden formularse a partir del análisis de los catálogos de las nuevas editoriales?
  • ¿En qué sentido puede hablarse de un sistema literario “íntimo”, donde los actores literarios mantienen estrechas relaciones entre sí, a diferencia de un mercado anónimo?
  • ¿De qué manera las experiencias editoriales recientes transforman instituciones y figuras literarias como el libro, el autor y el editor?
  • ¿Qué lugar ocupan las nuevas tecnologías en este contexto?
  • ¿Cómo se articulan el libro en formato digital, las diferentes plataformas on-line y las redes sociales con el mundo de las nuevas editoriales?
  • ¿Cómo pensar las ideas de libro y de obra a la luz de estas innovaciones digitales?
  • ¿De qué modo las nuevas editoriales intervienen en el campo de la traducción?

Palabras clave:

  • “Primero publicar, después escribir”
  • Literaturas posautónomas
  • Valor literario
  • Cualquierización
  • Des-obra
  • Libro-objeto
  • Circulación
  • Literatura en internet
  • Catálogos
  • Nuevas editoriales, nuevas traducciones
  • Literatura y residuo
  • Mercados literarios informales
  • Escritor-editor
  • El libro como “borrador definitivo”
  • Publicar, verbo intransitivo
  • Edición, publicación e intimidad

Las propuestas de contribución tendrán que comportar un título y una breve descripción y tendrán que ser enviadas a marting.arias@gmail.com y/o a enrique.schmukler@gmail.com antes del 15 de julio de 2014.

 

[1] La entrevista a César Aira realizada por Francisco Ángeles se encuentra en: https://www.youtube.com/watch?v=1SfmI9w77Og.

[2]H. Vanoli, “Sobre editoriales literarias y la reconfiguración de una cultura”, Nueva Sociedad No 230, noviembre-diciembre de 2010.

[3] Ibíd.

[4] “La crisis económica que prácticamente destruyó la industria editorial nacional es también un principio estructurante de la literatura actual. […]. Toda la literatura actual está organizada en torno a la escasez de recursos, aún cuando se positivice esta carencia –aún cuando muchos amen sinceramente la poesía y detesten la narrativa, aún ellos escriben poesía porque en cierto modo no pueden hacer otra cosa. No hay elección: o poesía, o algo que económicamente se le parezca. Esto nos lleva a pensar que, al menos desde el punto de vista económico, la literatura de que tratamos es únicamente poesía. Ella se vuelve entonces una especie de obligación, una opción alienante: o poesía o nada”, D. Selci y A. Mazzoni, “Poesía actual y cualquierización”, J. Fondebrider (Ed.), Tres décadas de poesía argentina, Buenos Aires, Libros de Rojas, 2006.

[5] Ibíd.

[6]  E. Kant, “¿Qué es un libro?”, en Principios metafísicos de la doctrina del derecho, México: UNAM, 1968. El texto de Kant fue comentado por R. Chartier en su curso del Collège de France “Qu’est-ce qu’un livre ?” (2009-2010), cuyo resumen puede leerse aquí: http://www.college-de-france.fr/media/roger-chartier/UPL62059_Chartier.pdf.

[7] C. Aira, La vida nueva, Buenos Aires: Mansalva, 2007, p. 11.

[8] L. Chitarroni, op. cit., p. 32.

[9] Cf. R. Antelo, “La des-obra como ready-madeCahiers de LI.RI.CO, 4 | 2008, 17-31 (http://lirico.revues.org/445).

[10] “La literatura expuesta” es el título del número 160 de la revista francesa Littérature, dirigido por Lionel Ruffel y Olivia Rosenthal. La introducción puede leerse aquí: https://www.cairn.info/revue-litterature-2010-4-page-3.htm.